🥇 Artrosis en la cadera de los atletas: ¿es la prótesis la única solución o funciona el ácido hialurónico?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

En este artículo analizo los resultados de estudios sobre infiltración intraarticular y otros tratamientos

En la artrosis de la articulación de la cadera, la capa de cartílago en el surco entre la cabeza del fémur y la cadera se desgasta gradualmente

La cadera es la segunda articulación más afectada por la artrosis en nuestro cuerpo. La articulación de la cadera es compleja y está formada por la unión del “encaje” entre la cabeza del fémur y el acetábulo, como llamamos al “encaje” de la pelvis. Esta articulación permite movimientos especiales, que permiten el caminar erguido del ser humano. En cada paso, hay una carga en una de las caderas, que es de tres a cuatro veces el peso corporal. El choque a la cadera es absorbido por los ligamentos y músculos de la cadera y de la región lumbar.



 

Artrosis de la articulación de la cadera



Hay una capa gruesa de cartílago en la cabeza del fémur y el accesorio, que requiere lubricación constante para reducir el desgaste por el movimiento. En la artrosis de la articulación de la cadera, esta capa de cartílago se desgasta gradualmente.

Los síntomas comienzan levemente con dolor en la región de la ingle que puede irradiarse a la región glútea y, con la progresión de la artrosis de cadera, hay dolor fuerte y restricción de movimiento.

En la evolución, el dolor puede aparecer durante las actividades de la vida diaria y existe un deterioro real del rendimiento deportivo. Movimientos como ponerse los zapatos, cortarse las uñas de los pies y entrar y salir del coche comienzan a ser un poco más difíciles debido a la pérdida del movimiento de las articulaciones. Con el empeoramiento de la afección, aparecen el dolor nocturno y la rigidez matutina. En esta etapa más avanzada, la verdadera pérdida de calidad de vida comienza cuando la persona deja de hacer lo que disfrutaba.




El tratamiento se inicia con fisioterapia y, si es posible, con hidroterapia, buscando fortalecer los músculos regionales y mantener el arco de movimiento. Deben evitarse los ejercicios de impacto. La pérdida de peso también juega un papel importante en el tratamiento, ya que la cadera soporta múltiples pesos corporales.

El tratamiento definitivo es la autoplastia total de cadera, cirugía en la que toda la articulación es reemplazada por la prótesis, compuesta de una aleación de titanio-cromo-cobalto. Aunque el diseño de las prótesis ha evolucionado mucho en los últimos años y permite el retorno al deporte en algunos casos, se cree que cuanto mayor es el impacto, mayores son las posibilidades de evolución hacia la liberación. Por lo tanto, cuanto más tiempo se retrase la cirugía, mejor. Y, por esta razón, se han descrito y estudiado técnicas alternativas que pueden aliviar el dolor y mantener activo al individuo.

lesion de cadera

La inyección intraarticular de ácido hialurónico tiene mejores resultados en casos iniciales

Ácido hialurónico



En 1934, los investigadores Karl Meyer y John Palmer aislaron el ácido hialurónico (HA) en humanos, identificándolo como un producto de la matriz extracelular de muchos tejidos maduros, incluyendo el líquido sinovial. A principios de la década de 1960, se creó la idea de que la suplementación con AH podría mejorar las propiedades de los líquidos sinoviales y tratar el dolor articular. Poco después, se publicaron los primeros estudios sobre modelos animales e intentos de tratamiento con AH. En 1997, la HA fue aprobada por la Food and Drug Administration (FDA) en los Estados Unidos para su uso en humanos.

A principios de la década de 2000, el producto comenzó a utilizarse a mayor escala en pacientes con artrosis, especialmente en la rodilla, y la molécula era inicialmente de alto peso molecular.




 

En los últimos 15 años, los estudios han demostrado que las moléculas de peso medio y bajo aportan los llamados efectos “condroprotectores” mejorando el entorno fisiológico de una articulación osteoartrítica, restaurando la viscoelasticidad, reduciendo la fricción y mejorando la movilidad.

Por esta razón, comenzó a utilizarse en otras articulaciones del cuerpo. Entre ellas, en la cadera, se cree que la inyección directa de ácido hialurónico en el espacio articular permitiría lograr una alta concentración con dosis bajas, aumentando la permanencia en la articulación, con mejor respuesta terapéutica.

Esto trajo una gran controversia a la comunidad científica, planteando la siguiente pregunta:



 

¿No podría este alivio de los síntomas y la vuelta al deporte llevar a una destrucción aún mayor de la cadera?

Para responder a esta pregunta, en los últimos tres años se han publicado estudios de gran importancia en revistas científicas de renombre como la American Journal of Sports Medicine. Uno de ellos me llamó la atención porque es una revisión sistemática, un estudio secundario, que pretende recoger estudios similares, publicados o no, evaluándolos críticamente en su metodología y recogiéndolos en un análisis estadístico, el re-análisis, cuando sea posible.

Los resultados sugieren que el alivio del dolor obtenido con una inyección intraarticular de cadera apoya el diagnóstico de artrosis y que tiene mejores resultados en los casos iniciales, con casos de alivio terapéutico hasta en 12 meses; y que la respuesta negativa a corto plazo sería una indicación de la necesidad real de una prótesis total de cadera.




Recordando que la infiltración de la cadera siempre debe ser guiada por ultrasonido, no sólo para reducir el riesgo de lesión de la arteria, nervio y vena femoral, sino también para que el ortopedista se asegure de que el producto fue realmente infundido en la articulación. Las infiltraciones ciegas pueden causar fugas extraarticulares y causar mucho dolor y molestias, que pueden durar semanas.

 

Referências:

  1. Berg P, Ilson U (2004) Intra-articular injection of non-animal stabilised hyaluronic acid (NASHA) for osteoarthritis of the hip: a pilot study. Clin Exp Rheumatol 22(3):300–306;
  2. Bragatini A, Molinaroli F (1984) A pilot clinical evaluation of the treatment of hip osteoarthritis with hyaluronic acid. Clin Ther Res 55:3319–3330;
  3. Callaghan JJ, Albright JC, Goetz DD, Olejniczak JP, Johnston RC (2000) Charnley total hip arthroplasty with cement. Minimum twenty-five-year follow-up. J Bone Joint Surg Am 82(4):487–497;
  4. Conrozier T, Vignon E (2005) Is there evidence to support the inclusion of viscosupplementation in the treatment paradigm for patients with hip osteoarthritis? Clin Exp Rheumatol 23(5):711–716;
  5. Kirwan J (2001) Is there a place for intra-articular hyaluronate in osteoarthritis of the knee? Knee 8(2):93–101;
  6. Migliore A, Martin LS, Alimonti A, Valente C, Tormenta S (2003) Efficacy and safety of viscosupplementation by ultrasound-guided intra-articular injection in osteoarthritis of the hip. Osteoarthritis Cartilage 11(4):305–306;
  7. Migliore A, Tormenta S, Martin LS, Valente C, Massafra U, Granata M, Alimonti A (2005) Open pilot study of ultrasound-guided intra-articular injection of hylan G-F 20 (Synvisc) in the treatment of symptomatic hip osteoarthritis. Clin Rheumatol 24(3):285–289.






Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *